Arte
Asociaciones
Colectividades
Deporte
Fotos y Videos
Históricas
Homenajes
Institucionales
Interés General
Juventud Del Sud
Mi Primer Trabajo
Musicales
Programas Radiales
Sitios Amigos
Sociales
Sociedad Suaba de Piñeyro
CONTACTO


BREVE RESEÑA DE LA HISTORIA DEL CORO HÚNGARO DE VALENTÍN ALSINA.
MAGYAR DALKÖR
El 15 de Mayo de 1935, 24 entusiastas húngaros decidieron crear un coro en la localidad de Valentín Alsina. Pocas semanas después, el 4 de Agosto, los aficionados, ya aumentados en número eligieron la primer Comisión Directiva, fijando claramente los objetivos de la Asociación; difusión y conservación del idioma húngaro, de sus tradiciones folklóricas y de su cultura musical. El 21 de Septiembre de 1935 hace su presentación con gran éxito el Coro Húngaro.

El Sr. Esteban Foris, su primer presidente, dirigió la entidad durante 15 años, al principio en alojamientos provisorios prestados por socios, hasta que lograron comprar un terreno y levantar la parte frontal del edificio.

En Mayo de 1938 ya comenzaron a desenvolverse en el recinto propio, constituido con gran esfuerzo y sacrificio. Se terminó la primera cancha de bolos, la cocina y las dependencias adyacentes. En Noviembre de 1943 los Padres Franciscanos Húngaros Venancio Virág y Román Szatmári bendijeron e inauguraron oficialmente la sede del Coro Húngaro de Valentín Alsina. Los mismos padres franciscanos atendieron durante muchos años las necesidades espirituales de la colectividad y celebraron las misas para los fieles.

Desde 1946 impartieron enseñanza del idioma húngaro y religión a los niños. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial llegaron a la Argentina nuevos contingentes de inmigrantes húngaros. Muchos de ellos se instalaron en Valentín Alsina y sus alrededores.

Entre los nuevos inmigrantes llegó el Prelado Papal Dr. Francisco Luttor y tanto él como el Padre Zoltán Kotai colaboraron con la labor de los padres franciscanos. Nuevos profesionales, pedagogos recién llegados, tomaron a su cargo y organizaron la instrucción escolar, incorporándose también a la labor cultural las monjas húngaras radicadas en la localidad de Plátanos. El número de asociados de la entidad aumentó considerablemente y se multiplicaron las actividades.

El modesto Coro que inicialmente contaba con 24 componentes se convirtió prácticamente en un segundo hogar para los miembros de la Colonia Húngara. Fiestas, funciones musicales, acontecimientos familiares; bodas, bautismos, fiestas infantiles, eventos deportivos se sucedían uno tras otro, organizados con la colaboración de la Rama Juvenil y Femenina creada en los años 50. El Sr. Antonio Berger, entusiasta socio sucedió al Sr. Foris en la dirección del Coro. Durante su mandato de 2 años se realizaron nuevas mejoras edilicias. El equipo de bolos obtuvo sus mayores éxitos y recibió la mayoría de los trofeos.

El Sr. Esteban Balint, nuevo presidente, fomentó las funciones teatrales y los socios comenzaron a practicar también otros deportes.

Habiendo estado 3 años en el cargo, le sucedió el Sr. José Balint durante un año. Luego asume la Presidencia el Sr. José Adam, desempeñándose como tal durante 11 años. En ese período continuaron las ampliaciones. A continuación fue electo el Sr. Matías Toth Szegedi, uno de los afiliados más entusiastas y populares, quien desarrolló una intensa labor cultural. La práctica de distintas disciplinas deportivas siguió en su apogeo agilizándose la modernización de las dependencias. Desempeñó sus funciones durante 13 años.

El Presidente entrante fue el Sr. Francisco Bola a quien después de 1 año, sucedió el Sr. Fernando Mester, durante su presidencia continuó la expansión de la sede. Desde 1990 ejerce el cargo el Sr. Pablo Szénási, a quien debemos la modernización de la entidad.

Los hijos de una nación nunca se separan definitivamente de la patria, porque en lo más íntimo de su ser aún viven los antiguos recuerdos, los colores, los paisajes, sabores, los nevados árboles de Navidad, el aroma de las lilas en primavera, pero la madre tampoco olvida a sus hijos.

Los hermanos se vuelven a reencontrar. Es natural entonces, que los representantes extranjeros de los gobiernos de todos los tiempos, y las delegaciones de todo tipo de la madre patria, conjuntos artísticos, deportivos, etc. hayan sido huéspedes permanentes de nuestra Asociación, cuya excelente labor cultural cosechó siempre los más grandes elogios.

Los socios recuerdan con cariño a sus dirigentes y predecesores de todos los tiempos. Sus nombres están perpetuados en los bronces y placas recordatorias que exhiben las paredes de la Asociación. Se han hecho acreedores del mismo respeto y reconocimiento todos los compatriotas, amigos y patrocinantes que con sus donaciones, abnegados trabajos artesanales, consejos, diversos materiales, han contribuido en forma desinteresada y muchas veces anónimas al éxito común. Podemos hacer gala con orgullo de innumerables manifestaciones de adhesión y respeto que hemos recibido durante 70 años de existencia, por parte de los dirigentes de todos los tiempos de nuestra nueva patria y también de colectividades de otras naciones.

Actualmente prosigue la labor cultural. Nuestras mujeres y niños presentan las mundialmente famosas exquisiteces de la cocina húngara, la biblioteca funciona, también la escuela y el cuerpo de baile folkórico, y se escucha la hermosa música húngara. Después del año 1956, junto con los nuevos emigrantes llegaron los padres José Pesti y Ladislao Domonkos, quienes de inmediato se integraron con toda la energía a la labor del Coro.

Cabe recordar aquí también a los pastores de otros credos, quienes en todo momento tomaron parte activa en las tareas de la comunidad.

La primer CD., a partir de la inauguración del Coro abrió un Libro de Oro que registra cronológicamente las anotaciones, mensajes y autógrafos de nuestros visitantes de todos los tiempos.

El libro de Oro aún hoy día está a disposición de toda persona que quiere hojearlo. Se dice que la labor realizada con honestidad y a conciencia cuenta desde un principio con la bendición de Dios.

Con motivo del septuagésimo aniversario de vuestra Institución agradezco al Sr. Pablo Szénási y a la Sra. Elena Török, y por su intermedio a toda la Comisión Directiva y colaboradores, haberme permitido entrar en vuestra casa y dedicarme todo el tiempo que fue necesario para elaborar esta Nota, y poder apreciar de cerca el marco de amor y comprensión, con la tarea de difundir y conservar vuestra ancestral cultura húngara.

Eva Bárbara Schmidt
info@delascolectividades.com.ar
www.delascolectividades.com.ar

[ Volver ]
2004/2010 - www.delascolectividades.com.ar - Un sitio de Eva Barbara Schmidt /
webmail